HebRootsHeader
Home HebRoots Study Hall Torah & Grace Galatians Sabbath & Festivals Acts 15 Ephraim & Judah 2 Houses & NT
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
HebRoots Teachers HebRoots Ministries Audio Teachings Video Teachings Weekly Teachings Eddie's Books Hebraic Perspective Bride of Messiah
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Basics of Judaism Israel Messianic Jewish/Israel Exile/Redemption Hebrew Language Tabernacle Mikvah/Immersion Olive Tree
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Babylon/One World Gov Bible Prophecy Newsgroup Archives Church History Webstore Support Us Contact Us
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1
Hebraic Roots Discipleship Program 
Studying Hebraic Roots?
 
Hebraic Roots Webstore 
Join our Network! 
 

Hand Click Now Hand


Yeshua: The Hebrew Word for Jesus
Yeshua



Eddie's Books
Quick Jump Menu


Restoring the Two Houses of Israel
The Seven Festivals of the Messiah
Who is the Bride of Christ?
Restaurando Las Dos Casas de Israel
Las Siete Fiestas del Mesias
?Quien es la Novia de Cristo?
Menu Dropdown by Vista-Buttons.com 4.1.1

Free Audio Teachings






¿Quién Es La Novia De Cristo?

CAPITULO 7

UNA NOVIA GLORIFICADA


 

Cuando Jesús regrese en Su segunda venida, volverá a por una iglesia gloriosa. En Efesios 5:26-27 está escrito:

"Para santificarla, habiéndola purificado en el lavamiento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí misma, una iglesia gloriosa…"

Una característica de la Novia de Cristo es que será una Novia gloriosa. En Revelación 21:9-11 está escrito:

"…Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios…"

En un sentido, la Biblia es la historia de la gloria. Hay un modelo repetido en la Biblia una y otra vez. Dios desea habitar con Su pueblo. Cuando Dios habita con Su pueblo, se manifiesta Su gloria entre Su pueblo. Sin embargo, a causa del pecado del hombre en la presencia de la gloria de Dios, la gloria de Dios se marcha de entre su pueblo. A pesar de eso, a causa de la misericordia y amor de Dios, cuando quiera que el pueblo de Dios se arrepiente y le sirve a Él con todo su corazón, mente y fuerzas, la gloria de Dios vuelve entre Su pueblo.

A causa del deseo de Dios de habitar con el hombre y que Su gloria esté entre ellos, Dios ha prometido que en el cumplimiento de los tiempos, Él redimirá al hombre completamente. Cuando esta redención se cumpla, Dios creará un nuevo cielo y una nueva tierra y Dios habitará para siempre en la presencia de Su pueblo redimido. Cuando esto suceda, la gloria de Dios estará para siempre entre Su pueblo y sobre ellos. En Revelación 21:1-3, 9-11, 22-23 está escrito:

"Vi un cielo nuevo y una nueva tierra; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar yo no existía más. Y yo Juan, vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: he aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios…Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenían las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo: Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, y teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal…Y no vi en ella templo; Porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera."

 

LA HISTORIA DE LA GLORIA

Resaltemos esta verdad bíblica de que la Biblia es la historia de la gloria de Dios. Debemos comprender que Dios desea que Su gloria habite entre Su pueblo y sobre él. Al hacerlo así, podemos comprender que Jesús volverá por segunda vez a por Su novia gloriosa.

  1. Cuando Adán fue creado a la imagen de Dios en el Huerto del Edén, fue coronado con la gloria de Dios (Salmo 8:5-6). La gloria de Dios es la presencia de Dios manifiesta.

  2. Cuando Adán pecó en el Huerto del Edén, la gloria de Dios salió de Adán y Adán mismo se escondió de la presencia de Dios (Génesis 3:8).

    Después de suceder esto, Dios deseó redimir al hombre y restaurar Su amistad para tener un pueblo sobre la tierra que tuviera la gloria de Dios entre y sobre ellos. Cuando esta redención sea completada totalmente, esta gente especial será la Novia de Cristo.

  3. A causa de que Dios deseó que esta gente especial sobre la tierra tuviera la gloria de Dios sobre ellos, Dios llamó a Abraham e hizo un pacto con él.

    El pacto que Dios hizo con Abraham fue físico y también espiritual. Este pacto no fue hecho solamente con Abraham sino también con sus descendientes (Génesis 17:7). Los descendientes físicos de Abraham son los hijos de Israel. Los descendientes espirituales de Abraham son todos los que declaran a Jesucristo como su Señor y Salvador (Gálatas 3:16, 29).

  4. El pacto que Dios hizo con Abraham pasó a Isaac y a Jacob. Jacob tuvo doce hijos que se convirtieron en las cabezas de las doce tribus de Israel. La nación de Israel heredó el pacto que Dios hizo con Abraham en el Monte Sinaí (Génesis 17:19, 21; 26:15; 28:1-4, 10-15; Éxodo 19:1-3)

  5. Dios sacó a los hijos de Israel de Egipto a causa del pacto que Él había hecho a Abraham (Génesis 15:13-14; Éxodo 2:23-25).

    Moisés liberó a los hijos de Israel de Egipto y de la esclavitud de Faraón, Dios instruyó a Moisés que tomara a los hijos de Israel y los llevará al Monte Sinaí (Éxodo 3:1, 11-12; 19:1-3).

  6. En el Monte Sinaí Dios contrajo matrimonio con la nación de Israel, desposándose Él mismo con ellos (Jeremías 2:1-3).

    Cuando Moisés estaba en el Monte Sinaí, Dios reveló Su gloria a Moisés y a los hijos de Israel (Éxodo 19:17-19; 24:15-18).

  7. Después de que Dios se desposara con la nación de Israel en el Monte Sinaí, Dios instruyó a Moisés que edificara un tabernáculo (Éxodo 25:8-9). La gloria de Dios apareció en el tabernáculo y estaba con el pueblo de Dios y entre ellos. (Éxodo 25:8-9; 40:33-38; Levítico 9:23).

  8. Durante este tiempo de Moisés y Josué, la gloria de Dios estaba entre los hijos de Israel y sobre ellos (Ezequiel 16:1-14).

    Sin embargo, así como Adán fue coronado con la gloria de Dios y la gloria de Dios salió de Adán por causa del pecado, la gloria de Dios también desapareció de entre los hijos de Israel, los desposados por Dios, por causa del pecado (Ezequiel 16:14-16; 1ª Samuel 4:21-22).

  9. Así como la gloria de Dios apareció en el Tabernáculo, David deseó edificar un tabernáculo para que Dios pudiera habitar con Su pueblo y Su gloria se manifestara entre ellos (1ª Crónicas 28).

  10. Por causa de que David era un hombre de guerra, no le fue permitido que edificara el Templo. En su lugar, Dios eligió a Salomón. Después de que Salomón había completado de edificar el Templo, la gloria de Dios llenó el Templo (1ª Reyes 6:1; 7:51; 2ª Crónicas 5:13-14; 7:1-3).

  11. Sin embargo, por causa del pecado, la gloria de Dios salió del Templo y la nación de Israel fue llevada en cautividad (Jeremías 2:1-13, 19-20, 31-32; 25:1, 8-9).

  12. Esdras y Nehemías regresaron de la cautividad de Babilonia con el deseo de reedificar el Templo de Dios. Dios ordenó que ese Templo fuese edificado para que Su gloria se manifestara entre y sobre Su pueblo (Hageo 1:1-8). La gloria del segundo Templo sobrepasó a la de Salomón (Hageo 2:1-9).

  13. Sin embargo, la gloria de Dios salió del segundo Templo debido a los pecados del pueblo. Cuando Jesús habitó sobre esta tierra, Él fue la gloria de Dios y el Templo de Dios manifestado en carne (Juan 1:14; 2:19-21).

    Por causa del pecado y la ceguera espiritual, el pueblo de Dios no recibió como cuerpo CORPORATIVO, al Mesías de Israel. Por lo tanto, el Templo de Dios fue destruido y la gloria de Dios salió de él (Mateo 21:33-43; Lucas 19:41-44; 21:5-6).

  14. Cuando vuelva Jesús en Su segunda venida, el tercer Templo será reedificado y la Novia de Cristo reinará y gobernará con Jesús sobre la tierra por 1000 años desde la ciudad de Jerusalén (Zacarías 6:11-13; Revelación 5:10; 20:6; Isaías 2:2-3).

  15. Durante este tiempo, la gloria de Dios llenará el tercer Templo (Ezequiel 40:1-4; 41:1; 43:1-5; 44:4).

    La gloria de Dios cubrirá la tierra como las aguas cubren el mar (Números 14:21; Salmo 72:19; Habacuc 2:14)

  16. Cuando los 1000 años de la Era Mesiánica terminen, la Novia de Cristo estará con el Mesías para siempre en la Nueva Jerusalén. En este tiempo, Dios habitará con Su pueblo y la gloria de Dios habitará entre y sobre el pueblo de Dios. La nueva Jerusalén será alumbrada por la gloria de Dios (Revelación 21:1-3, 9-10, 22-23).

 

ADÁN FUE CORONADO CON LA GLORIA DE DIOS

Cuando Adán fue hecho a la imagen de Dios en el Huerto del Edén, fue coronado con la gloria de Dios. En el Salmo 8:4-5 está escrito:

"Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, y el hijo del hombre, para que lo visites? Le has hecho poco menor que los ángeles. Y lo coronaste de gloria y de honra."

 

CUANDO ADÁN PECÓ LA GLORIA DE DIOS SALIÓ DE Él

 

Cuando el hombre fue creado a la imagen de Dios. En Génesis 1:26-27 está escrito:

"Entonces dijo Dios: Hagamos al hombre a nuestra imagen, conforme a nuestra semejanza… Y creó Dios al hombre a su imagen, a imagen de Dios los creó; varón y hembra, los creó."

Cuando Adán fue creado a la imagen de Dios y fue coronado con la gloria de Dios, tenía las siguientes características:

  1. Tenía la presencia permanente del Espíritu de Dios.
  2. El poder del Espíritu de Dios descansaba sobre Adán.
  3. Adán fue vestido con la gloria de Dios.
  4. Adán fue hecho rey sobre la creación de Dios y estuvo gobernando y reinando como un rey en el "Reino de Dios."

A Adán le fue dado dominio sobre toda la tierra cuando fue hecho a la semejanza de Dios (Génesis 1:26). Cuando Adán puso nombre a todos los animales, demostró su autoridad (como la de un rey) sobre toda la creación de Dios (Génesis 2.19-20). Bíblicamente, haya una verdad espiritual y es que cuando pones nombre a una entidad, tienes autoridad sobre la misma. Cuando Jesús fue a la cruz y murió por nuestros pecados, le fue dado un nombre que es sobre todo nombre (Filipenses 2:8-11). Por esta razón, Jesús es el Rey de reyes y el Señor de señores (Revelación 19:16) y Jesús es el Rey sobre toda la tierra (Zacarías 14:9).

Cuando Adán y Eva pecaron en el Huerto del Edén después de haber sido tentados por Satanás, la gloria de Dios salió de ellos y Adán mismo se escondió de la presencia de Dios. La gloria de Dios es la presencia manifiesta de Dios. En Génesis 3:6-8 está escrito:

"Y vio la mujer que el árbol era bueno para comer, y que era agradable a los ojos, y árbol codiciable para alcanzar la sabiduría; y tomó de su fruto, y comió; y dio también a su marido, el cual comió así como ella. Entonces fueron abiertos los ojos de ambos…Y oyeron la voz del Señor Dios que se paseaba en el huerto, al aire del día; y el hombre y su mujer se escondieron de la presencia del Señor Dios entre los árboles del huerto."

Eva fue engañada por Satanás cuando fue tentada pero Adán no. En 1ª Timoteo 2:13-14 está escrito:

"Porque Adán fue formado primero, y después Eva; y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión."

Por causa del pecado de Adán, le fue quitada la corona de su cabeza. Adán perdió su posición como rey sobre la creación de Dios, y Satanás se convirtió en el Dios de este mundo. Como resultado del pecado de Adán, el reino de Dios fue retirado de Adán y Eva, y la gloria de Dios salió de ellos. Dejaron de tener la presencia permanente de Dios, dejaron de tener el poder del Espíritu Santo descansando sobre ellos, así como que dejaron de vivir en la presencia manifiesta de Dios. La gloria de Dios era la vestimenta de Adán y Eva (protección y cobertura). Adán y Eva se vieron desnudos, sin la presencia de Dios, tanto física como espiritualmente.

Por causa de este acontecimiento, Satanás fue maldecido por Dios sobre todas las cosas. Dios prometió a Eva por medio del parto un redentor que restauraría la comunión de Dios con el hombre. En Génesis 3:15 está escrito:

"Y (Dios) pondré enemistad entre ti, y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; Ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calca��ar."

En 1ª Timoteo 2:14-15 está escrito:

"Y Adán no fue engañado, sino que la mujer, siendo engañada, incurrió en transgresión. Pero se salvará engendrando hijos…"

A través de la obra redentora del Mesías, Dios prometió, una vez más, tener un pueblo en la tierra que tendría la gloria de Dios entre y sobre ellos. Cuando la redención sea totalmente completa, este pueblo especial, será la Novia de Cristo.

 

LA RESTAURACIÓN DE DIOS COMIENZA
CON SU PACTO CON ABRAHAM

Porque Dios deseaba un pueblo especial sobre la tierra para que tuvieran la gloria de Dios sobre ellos, Dios llamó a Abraham e hizo un pacto con él. Este pacto era físico y también espiritual. El pacto que Dios hizo con Abraham no lo hizo solo con Abraham sino también con los descendientes de Abraham. En Génesis 17:7 está escrito:

"Y estableceré mi pacto entre tú y yo, y tu descendencia después de ti en sus generaciones, por pacto perpetuo para ser tu Dios, y el de tu descendencia después de ti."

Los descendientes físicos de Abraham son los hijos de Israel. Los descendientes espirituales de Abraham son los que profesan a Jesucristo como su Señor y Salvador. En Gálatas 3:16, 29 está escrito:

"Ahora bien, a Abraham fueron hechas las promesas, y a su simiente. No dice: Y a las simientes, como si hablase de muchos, sino como de uno: Y a tu simiente, la cual es Cristo…Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herencia según la promesa."

 

EL PACTO CON ABRAHAM FUE EXTENDIDO
A LA NACIÓN DE ISRAEL

El pacto que Dios hizo con Abraham fue pasado a Isaac y entonces a Jacob. Jacob tuvo doce hijos que se convirtieron en las doce tribus de Israel. La nación de Israel heredó el pacto que Dios hizo con Abraham por medio de la entrega de la Torá en el Monte Sinaí.

 

DE ABRAHAM A ISAAC

El pacto que Dios hizo con Abraham pasó primero a Isaac. En Génesis 17:19 está escrito:

"Respondiendo Dios: Ciertamente Sara tu mujer te dará a luz un hijo, y llamarás su nombre Isaac; y confirmaré mi pacto con él como pacto perpetuo para sus descendientes después de él."

Dios reiteró Su promesa a Isaac en Génesis 26:1-3, según está escrito:

"Después hubo hambre en la tierra, además de la primera hambre en los días de Abraham; y se fue Isaac a Abimelec rey de los filisteos, en Gerar. Y se le apareció el Señor, y le dijo: No desciendas a Egipto; habita en la tierra que yo te diré. Habita como forastero en esta tierra, y estaré contigo, y te bendeciré; porque a ti y a tu descendencia daré todas estas tierras, y confirmaré el juramento que hice a Abraham tu padre."

 

DE ABRAHAM A ISAAC, Y DE ISAAC A JACOB

El pacto que Dios hizo con Abraham pasó a Isaac y de Jacob a Isaac. En Génesis 28:10, 13-14 esta escrito:

"Salió, pues, Jacob de Beerseba, y fue a Harán…Y he aquí, el Señor estaba en lo alto de ella, el cual dijo: Yo soy el Señor, el Dios de Abraham tu padre, y el Dios de Isaac; la tierra en que estás acostado te la daré a ti a tu descendencia. Será tu descendencia como el polvo de la tierra, y te extenderás al occidente, al oriente, al norte y al sur; y todas las familias de la tierra serán benditas en ti y tu simiente."

Más tarde, Dios reiteró Su promesa a Jacob y cambió su nombre a Israel. En Génesis 35:9-12 está escrito:

"Apareció otra vez Dios a Jacob, cuando había vuelto de Padan-aram, y le bendijo. Y le dijo Dios: Tu nombre es Jacob; no se llamará más tu nombre Jacob, sino Israel. También le dijo Dios: Yo soy el Dios omnipotente: crece y multiplícate; una nación y conjunto de naciones procederán de ti, y reyes saldrán de tus lomos. Y la tierra que he dado a Abraham y a Isaac, la daré a ti, y a tu descendencia después de ti daré la tierra."

 

DE ABRAHAM A ISAAC, A JACOB Y A LOS HIJOS DE JACOB

Jacob tuvo doce hijos los cuales se convirtieron en las cabezas de las doce tribus de Israel. En Génesis 49:1-28, Jacob bendice a sus doce hijos. En Génesis 49:28 está escrito:

"Todos éstos fueron las doce tribus de Israel, y esto fue lo que su padre les dijo, al bendecirlos; a cada uno por su bendición los bendijo."

En el Monte Sinaí, el pacto que Dios hizo con Abraham se extiende a las doce tribus de Jacob, los hijos de Israel. En Éxodo 19:1,3 está escrito:

" En el mes tercero de la salida de los hijos de Israel de la tierra de Egipto, en el mismo día llegaron al desierto de Sinaí…Y Moisés subió a Dios; y el Señor lo llamó desde el monte, diciendo: Así dirás a la casa de Jacob, y anunciarás a los hijos de Israel."

 

DIOS LIBERÓ A LOS HIJOS DE ISRAEL DE EGIPTO
A CAUSA DE SU PACTO CON ABRAHAM

Dios sacó a los hijos de Israel fuera de Egipto a causa del pacto que Él había hecho con Abraham. En Génesis 15:13-14 está escrito:

"Entonces el Señor dijo a Abraham: Ten por cierto que tu descendencia morará en tierra ajena, y será esclava allí, y será oprimida cuatrocientos treinta años. Mas también a la nación a la cual servirán, juzgaré yo; y después de esto saldrán con gran riqueza."

Dios llamó a Moisés en nombre del pacto que Dios hizo con Abraham. En Éxodo 2:23-25 está escrito:

"Aconteció que después de muchos días murió el rey de Egipto, y los hijos de Israel gemían a causa de la servidumbre, y clamaron; y subió a Dios el clamor de ellos con motivo de su servidumbre. Y oyó Dios el gemido de ellos, y se acordó de su pacto con Abraham, Isaac y Jacob. Y miró Dios a los hijos de Israel, y los reconoció Dios."

Moisés liberó a los hijos de Israel de Egipto por la poderosa mano de Dios. Después de que Dios liberó a los hijos de Israel de Egipto y del dominio de Faraón, Dios instruyó a Moisés que tomase a los hijos de Israel al Monte Sinaí. En Éxodo 3:1, 11-12 está escrito:

"Apacentando Moisés las ovejas de Jetro su suegro, sacerdote de Madián, llevó las ovejas a través del desierto, y llegó a Horeb…Entonces Moisés respondió a Dios: ¿Quién soy yo para vaya a Faraón, y saque de Egipto a los hijos de Israel? Y él respondió: Ve, porque yo estaré contigo; y esto te será por señal de que yo te he enviado: cuando hayas sacado de Egipto al pueblo, serviréis a Dios sobre este monte."

En Éxodo 19:1-3, Moisés llevó a la casa de Jacob, los hijos de Israel, al Monte Sinaí para servir a Dios.

 

DIOS MISMO SE DESPOSÓ CON ISRAEL EN El MONTE SINAÍ

En el monte Sinaí, Dios mismo se desposó con los hijos de Israel y entró en un contrato de matrimonio con ellos. En Jeremías 2:1-3 está escrito:

"Vino a mí palabra del Señor, diciendo: Anda y clama a los oídos de Jerusalén, diciendo: Así dice el Señor: Me he acordado de ti, de la fidelidad de tu juventud, del amor de tu desposorio, cuando andabas en pos de mí en el desierto, en tierra no sembrada. Santo era Israel al Señor, primicias de sus nuevos frutos. Todos los que le devoraban eran culpables; mal venía sobre ellos, dice el Señor."

 

LA GLORIA DE DIOS APARECIÓ SOBRE EL MONTE SINAÍ

Cuando Moisés estaba sobre el Monte Sinaí, Dios le reveló Su gloria a Moisés y a los hijos de Israel. En Éxodo 24:15-18 está escrito:

"Entonces Moisés subió al monte, y una nube cubrió el monte. Y la gloria del Señor reposó sobre el monte Sinaí, y la nube lo cubrió por seis días; y al séptimo día llamó a Moisés de en medio de la nube. Y la apariencia de la gloria del Señor era como un fuego abrasador en la cumbre del monte, a los ojos de los hijos de Israel. Y entró Moisés en medio de la nube, y subió al monte; y estuvo Moisés en el monte cuarenta días y cuarenta noches."

 

DIOS INSTRUYE A MOISÉS QUE EDIFIQUE UN TABERNÁCULO DONDE MORARÍA SU PRESENCIA

Después de que Dios mismo se desposara con la nación de Israel en el Monte Sinaí. Dios instruyó a Moisés que edificase un tabernáculo. En Éxodo 25:8-9 está escrito:

"Y harán un santuario para mí, y habitaré en medio de ellos. Conforme a todo lo que yo te muestre, el diseño del tabernáculo, y el diseño de todos sus utensilios, así lo haréis."

La gloria de Dios apareció en el tabernáculo y estaba entre y sobre el pueblo de Dios. En Éxodo 40:33-35 está escrito:

"Finalmente erigió el atrio alrededor del tabernáculo y del altar, y puso la cortina a la entrada del atrio. Así acabó Moisés la obra. Entonces una nube cubrió el tabernáculo de reunión, y la gloria del Señor llenó el tabernáculo. Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre él, y la gloria del Señor lo llenaba."

Durante el tiempo del Tabernáculo todo el pueblo podía ver la gloria de Dios. En Levítico 9:23 está escrito:

"Y entraron Moisés y Aarón en el tabernáculo de reunión, y salieron y bendijeron al pueblo; y la gloria del Señor se apareció a todo el pueblo."

 

LA GLORIA DE DIOS ESTABA SOBRE LA NACIÓN DE ISRAEL, CUANDO SE DESPOSÓ CON ELLOS

Durante el tiempo de Moisés y Josué, la gloria de Dios estaba entre y sobre los hijos de Israel. A través de la poderosa mano de Dios, la gloria de Dios estaba sobre Su pueblo y era manifestada a través de Su pueblo para que lo atestiguaran todas las naciones de la tierra. En Ezequiel 16:8-14 está escrito:

"Y pasé yo otra vez junto a ti, y te miré, y he aquí que tu tiempo era tiempo de amores; y extendí mi manto sobre ti, y cubrí tu desnudez; y te di juramento y entré en pacto contigo, dice el Señor, y fuiste mía. Te lavé con agua, y lavé tus sangres de encima de ti, y te ungí con aceite; y te vestí de bordado, te calcé de tejón, te ceñí con lino y te cubrí de seda. Te atavié con adornos, y puse brazaletes en tus brazos y collar a tu cuello. Puse joyas en tu nariz, y zarcillos en tus orejas, y una hermosa diadema en tu cabeza. Así fuiste adornada de oro y de plata, y tu vestido era de lino fino, seda y bordado; comiste flor de harina de trigo, miel y aceite; y fuiste hermoseada en extremo, prosperaste hasta llegar a reina. Y salió tu renombre entre las naciones a causa de tu hermosura; porque era perfecta, a causa de mi hermosura que puse sobre ti, dice el Señor."

 

LA GLORIA DE DIOS SALIÓ POR CAUSA DEL PECADO

Así como Adán fue coronado con la gloria de Dios y ésta salió de Adán a causa del pecado, la gloria de Dios también salió de los hijos de Israel, la desposada de Dios, por causa del pecado. En Ezequiel 16:15-16 está escrito:

"Pero confiaste en tu propia hermosura, y te prostituiste a causa de tu renombre, y derramaste tus fornicaciones a cuantos pasaron; suya eras. Y tomaste de tus vestidos, y te hiciste diversos lugares altos, y fornicaste sobre ellos; cosa semejante nunca había sucedido, ni sucederá más."

 

ICABOD: LA GLORIA SALIÓ

La gloria de Dios que estaba entre y sobre los hijos de Israel después de que Dios los redimiera de Egipto y les diese el tabernáculo a través de Moisés, salió cuando los filisteos capturaron el arca del pacto. El arca del pacto fue tomada cuando los hijos de Elí, los sacerdotes del Señor, que no conocían al Señor, cometieron adulterio con muchas mujeres en la puerta del tabernáculo. En 1ª Samuel 2:12, 22 está escrito:

"Los hijos de Elí eran hombres impíos, y no tenían conocimiento del Señor…Pero Elí era muy viejo; y oía de todo lo que sus hijos hacían con todo Israel, y cómo dormían con las mujeres que velaban a la puerta del tabernáculo de reunión."

Por causa del pecado, los filisteos capturaron el arca del pacto. Después de la captura del arca del pacto, la nuera de Elí tuvo un hijo y llamó su nombre Icabod. En 1ª Samuel 4:21-22 está escrito:

"Y llamó al niño Icabod, diciendo: ¡Traspasada es la gloria de Israel! Por haber sido tomada el arca de Dios, y por la muerte de su suegro y de su marido. Dijo, pues: Traspasada es la gloria de Israel; porque ha sido tomada el arca de Dios."

 

DAVID DESEÓ EDIFICAR UN TEMPLO DONDE MORASE LA GLORIA DE DIOS

Tan pronto como la gloria apareció en el Tabernáculo después de haber sido acabado, que David deseó edificar un tabernáculo para que Dios pudiera habitar con Su pueblo y su gloria pudiera manifestarse entre y sobre ellos. Sin embargo, porque David era un hombre de guerra, dijo que no le estaba permitido edificar el Templo. En su lugar, Dios eligió a Salomón. En 1ª Crónicas 28:2-3, 6, 11-13 está escrito:

"Y levantándose el rey David, puesto en pie dijo: Oídme, hermanos míos, y pueblo mío. Yo tenía el propósito de edificar una casa en la cual reposara, el arca del pacto del Señor, y para el estrado de los pies de nuestro Dios; y había yo preparado todo para edificar. Mas Dios me dijo: Tú no edificarás casa a mi nombre, porque eres hombre de guerra, y has derramado mucha sangre…Y me ha dicho: Salomón tu hijo, él edificará mi casa y mis atrios; porque a éste he escogido por hijo, y yo le seré a él por padre…Y David dio a Salomón su hijo el plano del pórtico del templo y sus casas, sus tesorerías, sus aposentos, sus cámaras y la casa del propiciatorio. Asimismo el plano de todas las cosas que tenía en mente para los atrios de la casa del Señor, para todas las cámaras alrededor, para las tesorerías de la casa de Dios, y para las tesorerías de las cosas santificadas. También para los grupos de los sacerdotes y de los levitas, para toda la obra del ministerio de la casa del Señor, y para todos los utensilios del ministerio de la casa del Señor."

 

LA GLORIA DE DIOS LLENA EL TEMPLO DE SALOMÓN

Después de que Salomón terminara el Templo, la gloria de Dios llenó el Templo. En 1ª Reyes 6:1; 7:51 está escrito:

"En el año cuatrocientos ochenta después que los hijos de Israel salieron de Egipto, el cuarto del principio del reino de Salomón sobre Israel, en el de Zif, que es el mes segundo, comenzó él a edificar la casa del Señor…Así se terminó toda la obra que dispuso hacer el rey Salomón para la casa del Señor. Y metió Salomón lo que David su padre había dedicado, plato, oro y utensilios; y depositó todo en las tesorerías de la casa del Señor ... Entonces Salomón reunió en Jerusalén a los ancianos de Israel y a todos los príncipes de las tribus, los jefes de las familias de los hijos de Israel, que trajesen el arca del pacto del Señor de la ciudad de David, que es Sión…Cuando sonaban, pues, las trompetas, y cantaban todos a una, para alabar y dar gracias al Señor, y a medida que alzaban la voz con trompetas y címbalos y otros instrumentos de música, y alababan al Señor, diciendo: Porque él es bueno porque su misericordia es para siempre; entonces la casa se llenó de una nube, la casa del Señor. Y no podían los sacerdotes estar allí para ministrar, por causa de la nube; porque la gloria del Señor había llenado la casa de Dios."

 

LA GLORIA DE DIOS SALIÓ DEL TEMPLO DE SALOMÓN POR CAUSA DEL PECADO

A causa del pecado, la gloria de Dios salió del Templo de Salomón y la nación de Israel fue llevada en cautividad. En Jeremías 2:4-13, 32 está escrito:

"Oíd la palabra del Señor, casa de Jacob, y todas las familias de la casa de Israel. Así dijo el Señor: ¿Qué maldad hallaron en mí vuestros padres, que se alejaron de mí, y se fueron tras la vanidad y se hicieron vanos? Y no dijeron: ¿Dónde está el Señor, que nos hizo subir de la tierra de Egipto, que nos condujo por el desierto, por una tierra desierta y despoblada, por tierra seca y de sombra de muerte, por una tierra por la cual no pasó varón, ni allí habitó hombre? Y os introduje en tierra de abundancia, para que comieseis su fruto y su bien; pero entrasteis y contaminasteis mi tierra, e hicisteis abominable mi heredad. Los sacerdotes no dijeron: ¿Dónde está el Señor? Y los que tenían la ley no me conocieron; y los pastores se rebelaron contra mí, y los profetas profetizaron en nombre de Baal, y anduvieron tras lo que no aprovecha. Por tanto, contenderé aún con vosotros, dijo el Señor, y con los hijos de vuestros hijos pleitearé. Porque pasad a las costas de Quitim y mirad; y enviad a Cedar, y considerad cuidadosamente, y ved si se ha hecho cosa semejante a esta. ¿Acaso alguna nación ha cambiado sus dioses, aunque ellos no son dioses? Sin embargo, mi pueblo ha trocado su gloria por lo que no aprovecha. Espantaos, cielos, sobre esto, y horrorizaos; desolaos en gran manera, dijo el señor. Porque dos males ha hecho mi pueblo: Me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas, cisternas rotas que no retienen agua…¿Se olvida la virgen de su atavío, o la desposada de sus galas? Pero mi pueblo se ha olvidado de mí por innumerables días."

Por causa de estas cosas, el Reino del Norte fue llevado cautivo por Asiria (2ª Reyes 17:17-23). El Reino del Sur fue llevado cautivo a Babilonia (2ª Reyes 25:1, 8-9).

 

ESDRAS Y NEHEMÍAS DESEAN
REEDIFICAR EL TEMPLO DE DIOS

Esdras y Nehemías volvieron de Babilonia con un deseo de edificar el Templo de Dios. Dios ordenó que se edificase este Templo para que Su gloria fuese manifestada entre y sobre Su pueblo. En Hageo 1:2-8 esta escrito:

"Así ha hablado el Señor de los ejércitos, diciendo: Este pueblo dice: No ha llegado aún el tiempo, el tiempo de que la casa del Señor sea reedificada. Entonces vino palabra del Señor por medio del profeta Hageo, diciendo: ¿Es para vosotros tiempo, para vosotros, de habitar en vuestras casas artesonadas, y esta casa está desierta? Pues así ha dicho el Señor de los ejércitos: Meditad bien sobre vuestros caminos. Sembráis mucho, y recogéis poco; coméis, y no os saciáis; bebéis, y no quedáis satisfechos; os vestís, y no os calentáis; y el que trabaja a jornal recibe su jornal en saco roto. Así ha dicho el Señor de los ejércitos: Meditad sobre vuestros caminos. Subid al monte, y traed madera, y reedificad la casa; y pondré en ella mi voluntad, y seré glorificado, ha dicho el Señor."

 

LA GLORIA DEL SEGUNDO TEMPLO SOBREPASÓ
LA GLORIA DEL TEMPLO DE SALOMÓN

La gloria del segundo Templo sobrepasó la gloria del Templo de Salomón. En Hageo 2:6-9 está escrito:

"Porque así dice el Señor de los ejércitos: De aquí a poco yo haré temblar los cielos y la tierra, el mar y la tierra seca; Y haré temblar a todas las naciones, y vendrá el Deseado de todas las naciones; y llenará de gloria esta casa, ha dicho el Señor de los ejércitos. Mía es la plata, y mío es el oro, dice ele Señor de los ejércitos. La gloria postrera de esta casa será mayor que la primera, ha dicho el Señor de los ejércitos; Y daré paz en este lugar, dice el Señor de los ejércitos."

 

JESÚS FUE LA GLORIA DE DIOS MANIFESTADA EN CARNE

Sin embargo, la gloria de Dios salió del segundo Templo debido a los pecados del pueblo. Cuando Jesús habitó en la tierra, Él fue la gloria de Dios y el Templo de Dios manifestado en carne. En Juan 1:14, 2:19-21 está escrito:

"Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria, gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y de verdad…Respondió Jesús y les dijo: Destruid este templo, y en tres días lo levantaré. Dijeron luego los judíos: En cuarenta y seis años fue edificado este templo, ¿y tú en tres días lo levantarás? Mas él hablaba del templo de su cuerpo."

 

LA GLORIA DEL SEGUNDO TEMPLO SALIÓ
DEBIDO AL PECADO

Por causa del pecado y la ceguera espiritual, el pueblo de Dios como un pueblo CORPORATIVO no recibió a Jesús, el Mesías de Israel. Por lo tanto, el segundo Templo de Dios fue destruido y la gloria de Dios salió de él. En Lucas 19:41-44 está escrito:

"Y cuando llegó (Jesús) cerca de la ciudad, al verla lloró sobre ella, diciendo: ¡Oh, si también tú conocieses, a lo menos en este tu día, lo que es para tu paz! Mas ahora está encubierto a tus ojos. Porque vendrán días sobre ti, cuando tus enemigos te rodearán con vallado, y te sitiarán, y por todas parte te estrecharán, y te derribarán a tierra, y a tus hijos dentro de ti, y no dejarán en ti piedra sobre piedra, por cuanto no conociste el tiempo de tu visitación."

 

JESÚS VOLVERÁ A REEDIFICAR EL TERCER TEMPLO

Cuando Jesús vuelva en Su segunda venida, el tercer Templo será reedificado y la Novia de Cristo gobernará y reinará con Jesús sobre la tierra por 1000 años en la ciudad de Jerusalén. En Zacarías 6:11-13 esta escrito:

"Tomarás, pues, plata y oro, y harás coronas, y las pondrás en tu cabeza del sumo sacerdote Josué, hijo de Josadac. Y le hablarás, diciendo: Así ha hablado el Señor de los ejércitos, diciendo: He aquí el varón cuyo nombre es el RENUEVO (un término para el Mesías) el cual brotará de sus raíces, y edificará el templo del Señor. Él edificará el templo del Señor, y él llevará gloria, y se sentará y dominará en su trono, y habrá sacerdote a su lado; y consejo de paz habrá entre ambos."

 

LA NOVIA DE CRISTO GOBERNARÁ CON JESÚS
DURANTE LA EDAD MESIÁNICA

Cuando Jesús vuelva, Él gobernará sobre la tierra por 1000 años. En Revelación 20:6 está escrito:

"Bienaventurado y santo el que tiene parte en la primera resurrección; la segunda muerte no tiene potestad sobre éstos, sino que serán sacerdotes de Dios y de Cristo, y reinarán con él mil años."

La Novia de Cristo gobernará y reinará con Jesús durante estos 1000 años. En Revelación 5:10 está escrito:

"Y nos ha hecho para nuestro Dios reyes y sacerdotes, y reinaremos sobre la tierra."

La Novia de Cristo reinará con Jesús durante los 1000 años de la Edad Mesiánica y enseñará la Torá desde Jerusalén. En Isaías 2:2-3 está escrito:

"Y acontecerá en lo postrero de los tiempos, que será confirmado el monte de la casa del Señor como cabeza de los montes, y será exaltado sobre los collados, y correrán a él todas las naciones. Y vendrán muchos pueblos, y dirán: Venid, y subamos al monte del Señor, a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará sus caminos, y caminaremos por sus sendas. Porque de Sión saldrá la ley, y de Jerusalén la palabra del Señor".

 

LA GLORIA DE DIOS LLENARÁ EL TEMPLO
DURANTE LA EDAD MESIÁNICA

Durante la Edad Mesiánica, la gloria de Dios llenará el Templo. En Ezequiel 43:1-5; 44:4 está escrito:

"Me llevó luego a la puerta, a la puerta que mira hacia el oriente; y he aquí la gloria del Dios de Israel, que venía del oriente; y su sonido era como el sonido de muchas aguas, y la tierra resplandecía a causa de su gloria. Y el aspecto de lo que vi era como una visión, como aquella visión que vi cuando vine para destruir la ciudad; y las visiones eran como la visión que vi junto al río Quebar; y me postré sobre mi rostro. Y la gloria del Señor entró en la casa por la vía de la puerta que daba al oriente. Y me alzó el Espíritu y me llevó al atrio interior; y he aquí que la gloria del Señor llenó la casa…Y me llevó hacia la puerta del norte por delante de la casa; y miré, y he aquí la gloria del Señor había llenado la casa del Señor; y me postre sobre mi rostro".

 

LA GLORIA DE DIOS CUBRIRÁ TODA LA TIERRA
DURANTE LA EDAD MESIÁNICA

Durante la Edad Mesiánica, la gloria de Dios cubrirá la tierra como las aguas cubren el mar. En Habacuc 2:14 está escrito:

"Porque la tierra será llena del conocimiento de la gloria del Señor, como las aguas cubren el mar."

 

LA NUEVA JERUSALÉN SERÁ
ALUMBRADA CON LA GLORIA DE DIOS

Cuando acaben los 1000 años de la Edad Mesiánica, la Novia de Cristo estará con el Mesías para siempre en la Nueva Jerusalén. En este tiempo, Dios habitará con Su pueblo y la gloria del Dios habitará entre y sobre Su pueblo. La nueva Jerusalén será alumbrada por la gloria de Dios. En Revelación 21:1-3, 9-11, 22-23 está escrito:

"Vi un cielo nuevo y una tierra nueva; porque el primer cielo y la primera tierra pasaron, y el mar ya no existía más. Y yo Juan vi la santa ciudad, la nueva Jerusalén, descender del cielo, de Dios, dispuesta como una esposa ataviada para su marido. Y oí una gran voz del cielo que decía: He aquí el tabernáculo de Dios con los hombres, y él morará con ellos; y ellos serán su pueblo, y Dios mismo estará con ellos como su Dios…Vino entonces a mí uno de los siete ángeles que tenía las siete copas llenas de las siete plagas postreras, y habló conmigo, diciendo. Ven acá, yo te mostraré la desposada, la esposa del Cordero. Y me llevó en el Espíritu a un monte grande y alto, y me mostró la gran ciudad santa de Jerusalén, que descendía del cielo, de Dios, teniendo la gloria de Dios. Y su fulgor era semejante al de una piedra preciosísima, como piedra de jaspe, diáfana como el cristal…Y no vi en ella templo; Porque el Señor Dios Todopoderoso es el templo de ella, y el Cordero. La ciudad no tiene necesidad de sol ni de luna que brillen en ella; porque la gloria de Dios la ilumina, y el Cordero es su lumbrera."

 

LOS CREYENTES SON EL TABERNÁCULO
Y EL TEMPLO DE DIOS

Espiritualmente, aquellos que aceptan a Jesucristo como su Señor y Salvador personal son el Tabernáculo y el Templo de Dios. Nuestros cuerpos son el Templo de Dios. En 1ª Corintios 3:16; 6:19-20 está escrito:

"¿No sabéis que sois templo de Dios, y que el Espíritu de Dios mora en vosotros?…¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

Los creyentes en Jesús como Mesías son llamados el tabernáculo de Dios. En 2ª Corintios 5:1-3 está escrito:

"Porque sabemos que si nuestra morada terrestre, este tabernáculo, se deshiciere, tenemos de Dios un edificio, una casa no hecha de manos, eterna, en los cielos. Y por esto también gemimos, deseando ser revestidos de aquella nuestra habitación celestial; pues así seremos hallados vestidos, y no desnudos."

 

LA GLORIA DE DIOS NO ESTARÁ SOBRE AQUELLOS CREYENTES QUE PRACTICAN EL PECADO

Así como la gloria de Dios salió del Tabernáculo y del Templo por causa del pecado. La gloria de Dios no será manifestada en nuestras vidas si no purificamos nuestras vidas y nuestra andadura con Dios. En 1ª Corintios 3:17 está escrito:

"Si alguno destruyere el templo de Dios, Dios le destruirá a él; porque el templo de Dios, el cual sois vosotros, santo es."

En 1ª Corintios 6:15-20 está escrito:

"¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo: ¿Quitaré, pues, los miembros de Cristo y los haré miembros de una ramera? De ningún modo. ¿O no sabéis que el que se une con una ramera, es un cuerpo con ella? Porque dice: Los dos serán una sola carne. Pero el que se une al Señor, un espíritu es con él. Huid de la fornicación. Cualquier otro pecado que el hombre cometa, está fuera del cuerpo; mas el que fornica contra su propio cuerpo peca. ¿O ignoráis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, el cual está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros? Porque habéis sido comprados por precio; glorificad, pues, a Dios en vuestro cuerpo y en vuestro espíritu, los cuales son de Dios."

 

LOS CREYENTES EN EL MESÍAS SON
ORDENADOS A VIVIR VIDAS SANTAS

Los creyentes en Jesús como el Mesías son ordenados por Dios a vivir vidas santas para Él. En 2ª Timoteo 2:19-22 está escrito:

"Pero el fundamento de Dios está firme, teniendo este sello: Conoce el Señor, a los que son suyos; y: Apártase de iniquidad todo aquel que invoca el nombre de Cristo. Pero en una casa grande, no solamente hay utensilios de toro y de plata, sino también de madera y de barro; y unos son para usos honrosos, y otros para usos viles. Así que, si alguno se limpia de estas cosas, será instrumento para honra, santificado, útil al Señor, y dispuesto para toda buena obra. Huye también de las pasiones juveniles, y sigue la justicia, la fe, el amor y la paz, con los que de corazón limpio invocan al Señor."

 

LA GLORIA DE DIOS HA SALIDO DE LA IGLESIA CORPORATIVA

Por causa de que la iglesia de Jesucristo no ha hecho del Reino de Dios su más alta prioridad sino que, mas bien, se ha enredado en los cuidados del mundo presente, la gloria manifiesta de Dios ha salido de la iglesia corporativa. Históricamente, cuando la nación de Israel sufrió del mismo mal, sus enemigos les gobernaron y estuvieron en oprobio. Esta es la condición hoy en día del Cuerpo del Mesías. El mundo ya no tiene respeto o reverencia por Dios o el pueblo de Dios. Por lo tanto, el grito que viene del mundo al pueblo de Dios es, ¿Dónde está tu Dios?

 

EL PUEBLO DE DIOS ESTÁ EN OPROBIO

Sin embargo, si el pueblo de Dios se arrepiente de sus pecados y vuelve a Dios con todo su corazón, mente, alma y fuerzas, Dios eliminará el oprobio de Su pueblo y derramará Su gloria sobre Su iglesia. En Joel 2:12-17 está escrito:

"Por eso pues, ahora, dice el Señor, convertíos a mí con todo vuestro corazón, con ayuno y lloro y lamento. Rasgad vuestro corazón, y no vuestros vestidos, y convertíos al Señor vuestro Dios; Porque misericordioso es y clemente, tardo para la ira y grande en misericordia, y que se duele del castigo. ¿Quién sabe si volverá y se arrepentirá y dejará bendición detrás de él, esto es, ofrenda y libación para el Señor vuestro Dios? Tocad trompeta en Sión, proclamad ayuno, convocad asamblea. Reunid al pueblo, santificad la reunión, juntad a los ancianos, congregad a los niños y a los que maman, salga de su cámara el novio, y de su tálamo la novia. Entre la entrada y el altar lloren los sacerdotes ministros del Señor, y digan: Perdona, oh Señor, a tu pueblo, y no entregues al oprobio tu heredad, para que las naciones se enseñoreen de ella. ¿Por qué han de decir entre los pueblos: Dónde está tu Dios? "

 

EL ARREPENTIMIENTO DEL PUEBLO DE DIOS DE SUS PECADOS TRAE LA GLORIA DE DIOS SOBRE SU IGLESIA

Cuando el pueblo de Dios clama a Dios y se arrepiente de sus pecados, Dios derramará de Su Espíritu de manera poderosa para que todo el mundo lo vea antes de la segunda venida de Jesús. En Joel 2:18-19, 28-29 está escrito:

"Y el Señor, solícito por su tierra, perdonará a su pueblo. Responderá el Señor, y dirá a su pueblo: he aquí yo os envío pan, mosto y aceite, y seréis saciados de ellos; y nunca más os pondré en oprobio entre las naciones…Y después de esto derramaré mi Espíritu sobre toda carne, y profetizarán vuestros hijos y vuestras hijas; vuestros jóvenes verán visiones. Y también sobre los siervos y sobre las siervas derramaré mi Espíritu en aquellos días."

 

LAS NACIONES DEL MUNDO VERÁN
LA GLORIA DE DIOS SOBRE SU PUEBLO

Cuando esto suceda, el derramamiento del Espíritu de Dios será tan poderoso que las naciones y reyes y todos los gobernantes de la tierra lo verán. Durante este tiempo, Dios quitará el oprobio de Su pueblo y Dios manifestará Su gloria entre y sobre aquéllos que le estén sirviendo con un corazón puro. En Isaías 60:1-3 está escrito:

"Levántate, resplandece; porque ha venido tu luz, y la gloria del Señor ha nacido sobre ti. Porque he aquí que tinieblas cubrirán la tierra, y oscuridad las naciones, mas sobre ti amanecerá el Señor, y sobre ti será vista su gloria. Y andarán las naciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu nacimiento."

 

JESÚS ORÓ POR SU GLORIOSA NOVIA
EN EL HUERTO DE GETSEMANÍ

Jesús oró en el Huerto de Getsemaní para que la gloria de Dios fuera sobre Su pueblo. Jesús oró que Sus creyentes hicieran obras mayores que las que Él hizo. En Juan 14:12-13 está escrito:

"De cierto, de cierto os digo: El que en mí cree, las obras que yo hago, él las hará también; y aun mayores hará, porque yo voy al Padre. Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo hará, para que el Padre sea glorificado en el Hijo."

Jesús oró que Dios derramara de Su gloria sobre Sus creyentes para que el mundo conociera que Dios le había enviado a Él a la tierra. En Juan 17:20-23 está escrito:

"Mas no ruego solamente por éstos, sino también por los que han de creer en mí por la palabra de ellos, para que todos sean uno; como tú, oh Padre, en mí, y yo en ti, que también ellos sean uno en nosotros para que el mundo crea que tú me enviaste. La gloria que me diste, yo les he dado, para que sean uno, así como nosotros somos uno. Yo en ellos, y tú en mí, para que sean perfectos en unidad, para que el mundo conozca que tú me enviaste, y los ha amado a ellos como también a mí me has amado."

 

LA IGLESIA DE CRISTO SERÁ UNA NOVIA GLORIFICADA

De estos pasajes, podemos ver que la gloria de Dios será sobre la Novia de Cristo cuando llegue el tiempo para que la Novia contraiga matrimonio con Jesús, el Novio. Esta gloria será vista por las naciones durante un tiempo de gran oscuridad sobre la tierra (Isaías 6:1-3). Durante este tiempo, Dios refinará y purificará a Su Novia y Jesús volverá a por una Novia glorificada (Efesios 5.26-27). Entonces, la novia glorificada de Dios será resucitada y recibirá cuerpos glorificados. La misma gloria que levantó a Jesús de los muertos será la misma gloria por la que la Novia de Cristo será resucitada, arrebatada y glorificada (Romanos 6:4; 8:11; 1ª Corintios 15:35-43).

 

Continuar para Capitulo 8

 

 

 

Yeshua from Genesis to Revelation

Yeshua from Genesis to Revelation 

This DVD series reveals Yeshua in the entire Bible (Psalm 40:7, Luke 24:44). Yeshua is in the Torah. He created the heavens and earth, made covenant with Abraham, led the children of Israel out of Egypt, gave the Torah at Mount Sinai, is the bridegroom of Israel and the glory of God that filled the tabernacle. Yeshua died on the tree to unite the twelve tribes of Israel (John 10:16-17, 11:49-52). Yeshua will gather the twelve tribes of Israel during the tribulation period and be glorified. He will reign during the Messianic Era as King over the whole earth teaching the Torah to all nations. While revealing Yeshua from Genesis to Revelation, this DVD series also teaches the basic principles of the Hebraic roots of Christianity, including who is the house of Jacob, Torah is for all believers in Yeshua, and Two Houses and the New Testament. Finally, this DVD series gives a Hebraic perspective of the end of days. In all, twelve hours of power packed teaching!

Order Here!

   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
   
©2010-2017 Hebraic Heritage Ministries International.  Designed by Web Design by JW.